La escala cromática de la música occidental se compone de doce notas:

          DO   do#/re♭   RE   re#/mi   MI   FA   fa#/sol   SOL   sol#/la   LA   la#/si   SI


A estas doce notas las podemos representar mediante un círculo dividido en doce partes exactamente iguales, ya que la distancia de una nota a la siguiente nota o a la anterior nota más próxima en la escala cromática, es de un semitono. Como se puede comprobar en la siguiente imágen, se hace mucho más evidente que de la nota SI se vuelve a DO, por lo que la mejor forma de representar visualmente a la escala cromática es, como dije antes, mediante un círculo dividido en doce partes iguales:


    Círculo cromático



A la imágen anterior se la conoce como el "círculo cromático" (en otros sitios lo verás representado con las notas en otro orden), y como puedes observar, las notas van seguidas una tras de otra y en sentido de las agujas del reloj.

NOTA: ¿Podría representarse al círculo cromático con las notas en sentido contrario a las agujas del reloj? ¡Por supuesto que sí!.



Ahora bien, ¿de dónde vienen la mayoría de notas de la escala cromática? De lo que se conoce como la serie armónica, que no es mas que una sucesión de sonidos armónicos. El Sistema Temperado de la música occidental con la escala cromática de doce notas por octava, es el que más próximo está a esta serie armónica que existe en la naturaleza. Que esto sea así, no convierte a la música occidental en mejor ni peor que otro tipo de música u otro sistema musical diferente, sino que simplemente el Sistema Temperado es el sistema musical más cercano a esta importantísima serie.

Y después de esta breve y resumida introducción, vayamos a lo importante de todo el asunto. En cuanto se monta el Sistema Temperado, lo que se está haciendo es montar un sistema musical bastante complejo, el cual podemos representar visualmente como un círculo o una espiral, y donde el propio sistema nos da por si mismo la melodía y la armonía. ¡Y lo mejor de todo es que todo ello se arma por sí solo! 

                      Espiral vista de frente                                                         Espiral vista desde arriba                                       



Cualquier persona que se lo proponga, con la motivación y con las ganas suficientes puede montar todo el sistema musical occidental ella sola y deducir tanto la melodía (las escalas) como la armonía (los acordes, los grados, la parafernalia teórica, etc.), aunque es cierto que esta ultima le costará un poco más. No es mas que un juego de lógica, una lógica que como he dicho antes, ya viene armada por sí misma, lo único que hay que hacer es ir deduciendo cómo funciona. 

Sin embargo, para poder montar bien el sistema musical occidental actual (que por si no ha quedado claro aún, es el Sistema Temperado de 12 notas por octava), es necesario deshacerse de muchas de las etiquetas y términos que a lo largo de los años se han ido agregando y acumulando en la jerga y el mundillo musical. Por ejemplo, decir que la escala menor armónica, la escala menor melódica y otras escalas son escalas artificiales o sintéticas o exóticas o mixtas, aquí no tiene sentido alguno, porque una escala que se pueda configurar con las notas de la escala cromática occidental no tiene nada de artificial, ni nada de exótica, ni nada de sintética, simplemente es una escala que deriva de la escala cromática.

Aquí vamos a ver a las escalas musicales como el conjunto de un todo, no como si fueran entes separados a las que llamar "escala sintética", "escala exótica", etcétera.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Top